Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realiza y para ajustar la publicidad a sus gustos y preferencias. Pulse el botón "Aceptar todas" para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Para administrar o deshabilitar estas cookies haga click en "Configuración". Puede obtener más información en nuestra política de cookies.
Modificar cookies
Técnicas y funcionales Siempre activas
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Analíticas y personalización
Permiten realizar el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de este sitio web. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de la web para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio. Permiten guardar la información de preferencia del usuario para mejorar la calidad de nuestros servicios y para ofrecer una mejor experiencia a través de productos recomendados.
Marketing y publicidad
Estas cookies son utilizadas para almacenar información sobre las preferencias y elecciones personales del usuario a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.
Hay una playa en las Baleares con su nombre

Arena blanca como el polvo, mares azules y cristalinos, palmeras que se balancean para dar sombra y un cóctel frío en la mano: para nosotros, esta es la visión más perfecta de unas vacaciones relajantes que podríamos imaginar. Por suerte para nosotros, y para usted (si es tan amante del sol como nosotros), las Baleares rebosan de ese tipo de playas perfectas. Pero, ¿dónde ir? ¿Qué playa idílica visitar?

¿Busca relajarse con el último bestseller y sólo el dulce sonido de las olas como compañía o es un adicto a la adrenalina que quiere surfear en olas de tres metros o un fiestero que busca un ambiente animado y un chiringuito? Desde Platja de Muro, ideal para los niños, hasta Cala Saona, el paraíso de los buceadores, esta es nuestra lista de las mejores playas de Baleares para todo tipo de amantes del sol.

Para los entusiastas del submarinismo: Cala Saona, en Formentera, es una visita obligada para los buceadores y los que practican el snorkel, ya que pueden disfrutar de encuentros cercanos con peces de colores y experimentar el "espectáculo de luces" submarino de otro mundo, una encantadora combinación de rojos piedra, azules marinos y un suave resplandor dorado.

Para adolescentes y niños pequeños: La larga extensión de arena suave de Platja de Muro se encuentra a 5 km al sur del Puerto de Alcudia, en Mallorca, y es perfecta para los bebés acuáticos más pequeños. Sus aguas son excepcionalmente poco profundas y tan propicias para que los piececitos chapoteen. El fácil acceso a la playa, los restaurantes, las instalaciones del lugar y las zonas de juego dedicadas la convierten en una firme favorita de las familias.

Para los atrevidos: Cala Varques está considerada como una de las mejores playas de Mallorca para saltar los acantilados. Aunque esta playa de la costa este es difícil de encontrar, los atrevidos consideran que el espeluznante salto desde los escarpados acantilados de esta playa virgen merece más que el esfuerzo que supone aventurarse hasta aquí.

Para los sibaritas: Las brillantes vistas en tonos de joya que le reciben al bajar las escaleras del restaurante Amante son una de las más impresionantes de Ibiza. Sin embargo, el moderno menú mediterráneo de Amante es igual de maravilloso y cuenta con platos que agradan al público y otros más aventureros, sin olvidar las botellas de rosa pálido.

Para los amantes de los cócteles: El Roxy's Beach Bar de Portals Nous (Mallorca) se encuentra en un promontorio rocoso en el extremo oriental de la playa. Los locales y los visitantes acuden a empaparse del ambiente ibicenco del bar, a dar golpecitos con los pies en la arena al ritmo de la música y a beber copas de cava con fresas o sangría fresca.

Para los amantes del surf: Cala Mesquida, en la costa noreste de Mallorca, cuenta con una hermosa extensión de arena de casi 300 metros de largo y es el mejor lugar de las Baleares para los surfistas que buscan una ola decente. Es especialmente apta para el surf en otoño e invierno, ya que las olas, en esta época, alcanzan los tres metros de altura.

Para los urbanitas: La Playa de Palma está a un paso de la emblemática catedral de la capital y de las serpenteantes calles del casco antiguo. En verano, está llena de gente que adora el sol, pero es muy fácil llegar a ella y hay muchos bares elegantes que ofrecen un respiro de las multitudes en forma de una bebida fría.

Para los fóbicos de las multitudes: Cala Llentrisca no atrae a muchos visitantes, sobre todo debido al corto pero algo confuso camino a través de densos bosques de pinos. Sin embargo, si consigue encontrar el camino hasta aquí, sentirá que ha encontrado oro. Enmarcada por un verde intenso y una tranquilidad absoluta, salvo por el canto de las cigarras, esta playa ibicenca no podría estar más alejada de las demás.